Post Image
El pasado 4 de mayo, personas de diferentes grupos a favor de la regularización y despenalización del autocultivo de cannabis se reunió en el parque Washington para marchar a su favor.

Fue así que al ritmo de arengas como “No quiero que me siembren, déjenme sembrar”, se logró una movilización en las transitadas calles de Lima. La voz del pueblo no se hizo esperar. Varios alzaron su voz de protesta como Hydro Hope, quién nos comentó sobre sus talleres de autocultivo y cómo se puede emprender un negocio dentro del mundo cannábico sin infringir las leyes. También, estuvo  presente el colectivo Buscando Esperanza, un grupo sin fines de lucro que busca mejorar la calidad de vida de pacientes con problemas neurodegenerativos a través de tratamientos en base a los derivados del cannabis.

Los intereses específicos de algunos grupos se basaban en el uso medicinal y su libre mercado; mientras que otros, luchaban por la libertad de fumar recreativamente.

El punto de concentración final fue en la Plaza Francia. Posteriormente a la caminata se realizó un plantón, donde los participantes armados de pipas y papeles procedieron a darle inicio al ritual cannábico. Llegando al final de la tarde, los manifestantes se retiraron pacíficamente satisfechos de haber hecho oír su voz de protesta y con la esperanza de que el estado y las diferentes entidades encargadas tomen cartas en el asunto a favor de regularizar las demandas de esta minoría tan diversa.

Share in